Agencia Búho, Potenciamos tus ideas!

Mataojo 1926 casi Av italia.
(+598) 2618 6216
hola@agenciabuho.com.uy

Agencia de Publicidad en Uruguay | Agencia Buho

¿Qué es el naming?

Al hablar de naming, se podría establecer una definición para entenderlo como un proceso pero, a su vez, como un arte. Se trata del arte que abarca todo lo vinculado con la creación de nombres de marca.

El nombre de marca es un cebo cognitivo. Depende de una gran diversidad de factores extralingüísticos, que proceden del marketing, y que influyen notoriamente al momento de crear y de elegir un nombre para la marca.

¿Por qué el naming es importante para las empresas?

Tres son los principios básicos por los que el naming es realmente importante para todo tipo de empresa y organización. Estos son:

  • Porque fideliza: Toda marca debe portar determinados valores y principios. El naming es el que se debe encargar de hacerlos valer y de representarlos frente a la sociedad y a los potenciales socios o clientes, en sólo un conjunto de piezas lingüísticas. En este sentido, el naming es importante porque permite establecer un vínculo de tipo afectivo entre el público y la marca.
  • Porque capta: Cuando se topa frente a una marca, el nombre es lo primero que el público ve. Es frecuente escuchar personas desconfiando de una empresa porque lleva un nombre “extraño” o que no coincide con la imagen que quisieran ver en una organización que ofrece un determinado tipo de productos o servicios. En este sentido, siendo lo primero que las personas ven, el naming cuenta con un poder de captación. Puede decirse, en otros términos, que el naming posee efectos similares a lo que conocemos como el “call to action”.
  • Porque posiciona: Finalmente, el naming busca incesantemente posicionar la marca en las mentes y los corazones de los consumidores. Con un nombre atractivo o llamativo, las personas asociarán rápidamente un producto a la marca, pudiendo acudir a ella cada vez que lo requieran o gusten de hacerlo.

La historia del naming

La asociación entre marcas y nombres es algo que viene desde hace tiempo. No obstante, debido a la muy difundida utilización de términos vinculados al área del marketing digital, comenzamos a tener la sensación de que cuestiones como el naming son solamente propias del momento histórico actual. Pero esto no es cierto.

Para ver la aplicación del naming en sus primeras etapas, podemos retroceder a la época de Imperio Romano. En ese entonces, se utilizaba marcas para poder identificar el uso de determinados objetos. Ese es por ejemplo el caso de un tipo específico de vasijas que poseían grabados sus nombres, para que las personas pudieran saber cómo debían ser utilizadas.

Otro claro ejemplo de naming en la antigüedad se encuentra en el uso de marcas profesionales de los oficios. Así, los artistas dejaban huella de sus creaciones, para que las personas pudieran saber que habían sido realizadas por ellos. Muchas construcciones religiosas fabricadas en
piedra, como así también los canteros, poseían marcas que plasmaban eternamente la firma del autor.

Con el paso del tiempo, el nombre de las marcas va adquiriendo un mayor protagonismo. Claramente, el auge tuvo lugar en la revolución industrial, cuando se comenzó a tener en cuenta el nombre de los productos para que estos puedan ser diferenciados en un mercado que cada vez estaba llegando más lejos y a más personas, en una mayor diversidad. En este
contexto, las empresas comenzaban a competir con otras para la inserción de sus productos.

Un dato de color se puede encontrar en saber cuál fue la primera marca registrada. Se trató de la compañía Bass & Company, una marca de cerveza de origen británico cuyo triángulo rojo fue el primero en registrarse a nivel mundial.

Las técnicas del naming

  1. La derivación:
    La derivación es una técnica muy recurrente en lo que respecta a naming. Consiste en añadir un prefijo o un sufijo a una palabra que ya existe, para que entonces pase a ser diferente y, en algunos casos, original. Un ejemplo puede ser “Aqualia”.
  2. La composición:
    Otro recurso muy usado por las marcas es la composición, a la hora de determinar un naming. Se trata de crear una palabra nueva a través de dos que ya existen, sea en el mismo idioma o en dos diferentes. Ejemplo clásico: “Facebook”.
  3. La descontextualización:
    En este caso estamos hablando de una de las opciones más difíciles. De todas maneras, si se utiliza correctamente y se logran buenos resultados, el nombre de la marca puede acabar echando por tierra al significado real de la palabra. Ejemplos de gran éxito para ellos son
    “Windows” y “Apple”.
  4. Las siglas o acrónimos:
    Muchas marcas exitosas han creado sus nombres a través de crónimos o siglas. Ejemplos conocidos son INTEL y BMW.
  5. Las onomatopeyas
    Finalmente, este es uno de los recursos menos habituales. Se trata de escoger el naming de una empresa a través del sonido que produce algo característico de lo que vende. Algunos ejemplos pueden ser “Hop” o “Muác”.

Los tipos de nombres para empresas

Cada proyecto cuenta con condicionantes diferentes al momento de plantear un nombre. No obstante, hay ciertas reglas que tienden a repetirse. Cuando se habla de un buen nombre para una empresa, este debe tener, en general, las siguientes características:

  • Ser fácil de recordar
  • Ser fácil de pronunciar
  • Tener ritmo
  • Ser atemporal
  • Ser diferencial
  • Ser positivo

Hay muchos tipos de nombres que pueden funcionar bien para las empresas. Podemos dividirlos en:

  • Fundacionales: llevan el nombre del fundador de la empresa.
  • Metafóricos: asocian a la empresa una cualidad.
  • Descriptivos: hacen referencia al producto o al servicio que se ofrece.
  • Acrónimos: se forman con las iniciales de las palabras que se corresponden con la compañía.
  • Sopa de letras: cuando se altera el nombre de una palabra para crear otra diferente.
  • Combinados: cuando se mezclan dos o más tipos de los anteriores

Tips para un buen naming

A continuación, queremos brindarte algunos consejos para que puedas crear un buen naming para tu empresa:

  • El nombre tiene que ser notorio, llamativo
  • Debe ser distinto a todo lo que ya existe en la competencia y proyectar una identidad propia
  • Debe ser flexible en el tiempo y duradero, no propio de un momento histórico particular o de una época
  • Debe ser sugerente, evocador
  • Debe ser creíble
  • Debe ser coherente con el sistema de marcas
  • Debe ser fácil de leer y de pronunciar para que las personas lo recuerden
  • No debe contener asociaciones negativas

Ejemplos de malas prácticas en el naming

Así como comentamos acerca de los consejos y tips a tener en cuenta al momento de pensar en el naming, también es importante conocer todo lo que no hay que hacer. Por eso, queremos comentarte acerca de malas prácticas que algunas empresas llevan adelante y que acaban dando resultados contrarios a los esperados.

  1. Vanidad
    En ocasiones, que la marca lleve el nombre de una persona puede ser una buena idea. Hay nombres sonoros, nombres simpáticos, nombres fáciles de recordar o que están vinculados a la fundación de una empresa. Sin embargo, no siempre eso queda bien. Empecinarse en que la marca lleve el nombre de uno de sus miembros puede acabar en un acto de vanidad que traiga consigo malos resultados.
  2. Extenderse demasiado
    A veces, se tiene muy en claro todo lo que la marca representa, se sabe acerca de la calidad de sus productos y de sus servicios. No obstante, pretender que todo eso se vea reflejado en el nombre a través de una gran cantidad de palabras, es contraproducente. El nombre debe ser corto y sencillo para que las personas puedan recordarlo.
  3. Complejizar
    En ciertos momentos, en el afán por ser originales, se buscan nombres que son demasiado complejos. Esto es una mala práctica, ya que si es complejo en la mente de su creador, será complejo para las personas que intenten recordarlo o vincularlo a un servicio. Como sabemos, cuando se ofrece un producto o servicio, lo más importante es que las personas acceden a él. Si no pueden recordar el nombre de la marca o recomendarlo a otros por su complejidad, el resultado será exactamente el opuesto.

Contactanos!
Mataojo 1926 
(+598) 2618 6216 
(+598) 098 556 592 
hola@agenciabuho.com.uy

—– 
Redacción Marina Zato

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola :)

¿En que podemos ayudarte?
Powered by